¿ Qué significa crear una empresa Hipermoderna?

Hoy me siento a reflexionar sobre lo que significa crear una empresa, esta reflexión me lleva a una analogía muy simple: Dar forma a una empresa es como pintar un cuadro, cada matiz cuenta.

A lo largo de los años, se han creado empresas que nacen de una emoción y resultan triunfando, otras que nacen de la nada y terminan fracasando o viceversa, pero en los días actuales y empujados por lo que realmente nos apasiona, debemos crear empresas basadas en una cultura, empresas que como ése buen cuadro están llenas de detalles que importan y matices realzados que, juntos, forman una perfecta armonía, por lo tanto se convierten en empresas que triunfan.

Vivimos en tiempos Hipermodernos, y si queremos que una empresa triunfe, debemos empezar a poner las bases adecuadas en el lienzo, comenzando por el propósito y con este la cultura, que es donde, finalmente, van a convivir cada uno de los colores y las pinceladas que vayamos agregando a nuestro cuadro, volviéndose en ese marco donde nuestra pintura encajará perfectamente.

Continuando con la analogía, podríamos decir que los pinceles son las estrategias que vamos creando, unos más húmedos, más grueso o más delgados, dependiendo del trazo que queremos dar y siempre prediciendo cuál será el siguiente. Las pinturas y acuarelas, serían nuestras herramientas, un marketing naranja, una inteligencia artificial azul cielo y así, una infinita paleta de colores a nuestra disposición, que sin unos pinceles y un lienzo donde plasmarse adecuadamente, no son más que simples colores sin propósito.

Finalmente, llega lo más importante de nuestra pintura, las pinceladas que le damos...

Esa creación diaria que hacemos con esos pinceles y esas herramientas que se dan, como una pintura a varias manos, a través de nuestros empleados, cada uno aportando un matiz diferente que vamos puliendo y retocando antes de terminar nuestro cuadro. Son ellos los que ayudan a crear un cuadro armonioso, de lo contrario por muchos pinceles y colores que tengamos, el lienzo estaría vacío y sin forma, pues la idea por sí sola no se puede materializar.

Si cada pincelada, con una cultura y un propósito claro y entendido, puede tomar proactivamente una parte de más, podrá dejar una gota extra que realza el detalle y marca la diferencia de ese conjunto armonioso y de esta manera, las demás pinceladas van dejando cada una sus gotas que serían esos destellos creativos que necesita cada empresa, producto de una cultura donde no hay opresión por reglas absurdas que les hacen actuar reactivamente; destellos que los lleva a desarrollarse en armonía dentro de la cultura de su empresa, actuando con responsabilidad, tal y como esa gota que se para y no cae en el lugar exacto. Así y solo así, entonces, tendremos una obra de arte.